El mobiliario de un restaurante en el salón

mobiliario de un restaurante

 

El mobiliario de un restaurante suele ser un tema regular de consulta. ¿Cuanto espacio entre sillas? ¿Qué aparadores colocar y cuales no? todas estas respuestas y otras las encontrás en este post, seguí leyendo.

Continuando con el tema de la mise en place, aplicada al salón del restaurante, hoy hablaremos de los mobiliarios necesarios para el correcto funcionamiento del servicio de alimentos y bebidas, un tema no menor ya que el mal calculo de espacios puede hacernos perder lugares productivos, así como la mala posición de los soportes auxiliares, demorar demasiado el servicio entre otras cosas.

Tengamos en cuenta en primer lugar que el mobiliario del restaurante debe ser de buena calidad, resistente, pues será sometido a grandes jornadas de manipulación constante.

Mobiliario indispensable en el restaurante

Dentro del mobiliario que no puede faltar en nuestro restaurante encontramos las mesas y las sillas, elementos básicos, puesto que, además de su valor estético, son piezas fundamentales para lograr que el cliente disfrute plenamente de su estancia en el establecimiento.

Las mesas

Presentan variadas formas aunque suelen ser redondas o cuadradas, dependiendo la elección entre uno u otro tipo del establecimiento, puesto que el más adecuado para un restaurante de corte tradicional posiblemente no sea válido para un self-service, terraza ó mesón.

Las mesas cuadradas ó rectangulares son las más utilizadas ya que serían las que mejor se acoplan a la hora de formar mesas de mayor capacidad. Su anchura puede variar, no siendo aconsejables las mesas que tengan menos de 80 cm de ancho, con objeto de que la colocación del utillaje no dé la sensación de amontonamiento.

La relación de las mesas y el número de comensales sería:

El mobiliario en el restaurante

  • 60×60: mesas válidas para poner copas y poco más. Normalmente, están colocadas en terrazas o locales donde sea preciso ahorrar espacio. Suelen ir acompañadas de cuatro sillas.
  • 60 cm (redondas): lo mismo que el caso anterior, suelen acompañarse de tres sillas.
  • 70×70: son mesas que se sitúan usualmente en locales para tapas y menús diarios. Bastante utilizadas con dos o cuatro sillas.
  • 70 (redondas): empleo general para tapas y terrazas, con idea de ahorrar espacio. Irían con tres sillas.
  • 80×80 o 90×90: son las mesas más habituales en negocios de restauración pues permiten una holgada distribución de la vajilla.

 

La longitud de las mesas estará en función del número de comensales.

Calculándose para cada cliente un espacio de 0,60 m, una mesa de 30 metros de largo tendrá capacidad para 12 comensales en total.

Para las tres formas de distribuir las mesas (rectangular, en diagonal y en círculo), es preciso estudiar adecuadamente las medidas que se poseen en el lugar destinado al comedor, y las que tienen las mesas en virtud de su diseño.

Los espacios y las mesas

A la hora de distribuir las mesas, se puede decir que los espacios que se han de tenerse en cuenta serían:

• Espacio preciso en el servicio en la mesa de 76 cm por persona, esto es, el ancho de un comensal.

• Espacio de un comensal sentado sería de 46 cm.

• Entre el respaldo de la silla y la pared (columna, pilar, mueble…) debe haber un espacio de 35 a 46 cm.

• Entre el filo de la mesa y la pared, incluyendo la silla del comensal, habrá una distancia de 80 a 91 cm.

• La zona de circulación para el personal de sala, desde el respaldo de la silla del comensal deberá ser de 76 a 77 cm.

• La zona de circulación desde el filo de la mesa, incluyendo la silla del clientes, será de1,20 a 1,22 m de ancho.

 

Las sillas y sillones

La anchura de los asientos habrá de estar entre 0,43 y 0,54 m, viniendo condicionada la altura del asiento por la de la mesa de manera que la distancia entre ambas sea de 0,30 m; si la altura de la mesa es 0,75 m, el asiento debería ser de 0,45 m. Además de tener presentes estas medidas, la posibilidad del apilamiento ha de ser estudiada, a la hora de elegir el tipo de silla.

Ejemplo: Una buena práctica para restaurantes que celebren banquetes, es que siempre que sea posible deberán elegirse sillas apilables con el objeto de poder almacenar en poco espacio las sobrantes.

También es preciso pensar en los niños, de este modo no está de más disponer de alguna trona o sillas para bebes.

 

Muebles para uso del personal

Su primer objetivo es la simplificación del trabajo, disponiendo próximo a los camareros de todos los utensilios necesarios para que estos profesionales puedan llevar a cabo su trabajo más cómodamente y en tiempos más reducidos.

El mobiliario para ser empleado por el personal, se pude clasificar en tres categorías:

  • Aparadores
    Son muebles empleados en el comedor para albergar utillaje que se usará en el servicio. A veces, se utilizan como mesa auxiliar.

Estos armarios disponen de cajones de diferentes tamaños, y en ocasiones de estanterías, donde está depositada la lencería, cubertería, vajilla, menaje (salero y pimentero) y elementos decorativos de manera ordenada.

  • Mesas auxiliares
    Serían aquellas usadas para que el personal del servicio pueda desarrollar adecuadamente su trabajo empleándose en las labores medias. De diversas formas y direcciones, se distribuyen en el comedor según necesidades pues se utilizan para depositar platos, fuentes, botellas…

También son conocidas como islas de servicio o islas del camarero.

  • Carros de servicioSu finalidad es el traslado y conservación de elementos (productos alimenticios, vajilla y utensilios). Existen varios tipos:

 

    • De gueridon: se utiliza para el transporte de platos en los banquetes y, en general, para llevar comida a las mesas.
    • Caliente: se emplea para mantener calientes los platos durante un tiempo, habitualmente el que dura el servicio de una mesa.

 

Algunos carros calientes que se utilizan en restauración disponen de campana de cristal para proteger y conservar mejor los productos alimenticios que porta.

  • Sorbetero: mediante el frió mantienen sorbetes y helados.
  • Con noria: se usa para el emplatado de los entremeses.
  • Para quesos y repostería: han de estar protegidos con una campana que asegure su higiene.
  • Para bebidas: se emplea para llevar las bebidas y el utillaje correspondiente (pinzas de hielo, cubos…).

Otros mobiliarios importantes

  • Expositores conservadores
    Para vinos, champanes, repostería, derivados lácteos…, y, en general, todo tipo de artículos que por conservación o necesidades de servicio tengan que conservarse a una determinada temperatura.
  • Armarios auxiliares
    Usados para la colocación de la cristalería, la mantelería…
  • Calienta-platos
    En él, y gracias a la corriente eléctrica, se conservan calientes los platos para que los alimentos no enfríen cuando van a ser servidos.

 

En resumen, ubicar correctamente los muebles en nuestro restaurante y pensar en las necesidades del personal, del cliente y del servicio propiamente dicho, pueden determinar el éxito o el constante inconveniente en las operaciones diarias.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *