El Minestron… Un viejo neologismo culinario.

El Minestron es un platillo de origen italiano, el cual dependiendo de la región y la estación varía los ingredientes utilizados. Por eso es un platillo muy versátil y cuyo nombre tiene un secreto.

El que hacer culinario ha tenido incuestionables connotaciones en la civilización, no sólo desde el factor prioritario que se le pudiese dar a la necesidad alimentaria, sino también desde el ángulo cultural, ocupando hoy por hoy un merecido espacio en el arte, en la historia, la industria y en la comunicación.

 

Algunos platillos que hoy conocemos y degustamos en diferentes versiones con variadas influencias, estilos, formas y preparaciones han adoptado su identidad en fundamentos tan acertados que pasaron a ser identificados como producto de un neologismo.

 

Tal es el caso del minestrone, menestrón o minestra. Tenemos claro la definición de este platillo: Se trata de una sopa de origen italiano elaborada con legumbres, verduras, tocino u otra proteína y según la región de Italia o el gusto y la preferencia de los comensales se puede servir con arroz o pasta.

¿De dónde viene el Minestron?

Ya sea minestrone, minestrón​, minestra o menestrón​​ el fundamento etimológico de esta palabra deriva del latín minestrare cuyo significado es administrar. Por lo tanto, el minestrone es un plato que se administra al momento en que se sirve.

 

Cuenta la historia que, en la Europa devastada por los estragos de la Primera Guerra Mundial, a manera de sobrevivencia las personas se organizaban en comunidades para así solidarizarse unos los con los otros. En esas faenas de organización la cocina siempre estuvo presente y es allí donde surgió la preparación de una sopa elaborada con los aportes que cada uno tenía a disposición, la particularidad en esta preparación no giraba en torno a los ingredientes ni mucho menos a la ricetta della nonna, sino a la necesidad de ser bien servida o administrada para que a todos les tocara su justa y debida porción.

 

Cuando la sopa estaba lista se llamaba a la menestra o sea a la que tenía la capacidad de administrar equitativamente dicho alimento entre todos los comensales.

 

Por ello más allá de los ingredientes, más allá de las recetas, más allá de los gustos y preferencias que puedan girar en torno a este plato, lo que define esencialmente esta preparación, en principio […] es el noble propósito de que todos comieran por igual.

Si te gusto este artículo, te invito a leer este otro artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *