Hace un tiempo me crucé con Alejandro Arietti en Linkedin y hasta hoy hemos intercambiado opiniones y temas relacionados a la gastronomía y la Pastelería.

Alejandro, creo yo, es un emprendedor nato. Es asesor comercial en D’Chequelete (fabricación de pastelería artesanal congelada) y también hace consultoría integral (marketing, eventos, recursos humanos, capacitaciones y marketing digital) en Prigma Marketing Solutions. Es un todo terreno, un busca (como decimos en Argentina).

 

Entrevistando al representante de la Pastelería

Nos encontramos un Sábado a la tarde en un shopping atestado de gente en Buenos Aires. Luego de leer un poco su Curriculum me dí cuenta que estas dos actividades que realiza van de la mano.

Te comparto en este blog la breve entrevista que pude realizarle para que obtengas el mayor valor posible de ella.

 

La Entrevista

Yo – Creo que tus actividades van de la mano, o sea, estás en el mismo rubro…

Alejandro –  “Si, si una empresa te pide un evento corporativo con promotoras, ahí podés mechar todo lo que es pastelería artesanal congelada, pero si, van de la mano.”

 

Yo – ¿Querés contarme un poco de tus orígenes?

Alejandro –  “Empecé a los 13 como cadete en Cargill, hice la colimba (servicio militar obligatorio), luego me ascienden como empleado, estaba en el tema de exportación e importación. Estaba estudiando licenciatura de marketing y comercialización. Esto me apasionó y me anoté en Comercio Internacional.

Fui trabajando en distintas empresas, hasta que me replanteé en cómo seguir, vendí una propiedad y fundé Prigma en donde la vengo peleando desde el 2012. Es una empresa joven, la mayoría de las agencias que compiten en promoción pagan en negro y yo como no pago en negro siempre estoy fuera de precio.

De pelearla surgió D’Chequelete (pastelería artesanal congelada), más el tema de las velas con Prigma y con algún proyecto en carpeta para hacerlo quizás en Chile, estoy muy enamorado de Chile. Si trabajas y haces las cosas bien podés tener una tranquilidad, cosa que en la Argentina no. Con 50 años quiero estar tranquilo.”

 

Su historia

Pastelería Congelada

Yo  – Por eso sigo sosteniendo que Alejandro es un apasionado y un luchador en lo que hace. Es un placer entrevistarlo. Me siento identificada.

Yo – ¿ “Hace cuanto que empezó el negocio de los congelados acá en Argentina? ¿Lo ves innovador? ¿Está bien impuesto en el mercado?

Alejandro –   “La pastelería en la Argentina tiene más de veintipico de años y lo que es pastelería congelada tiene algo de tres. Así surgió D’Chequelete con Mariela, una de las dueñas quien empezó con tortas y le fue bien. Luego hicimos una reunión con un amigo gerente de una empresa, con un pastelero y yo.

Empezamos con medialunas con mucho éxito, sobre todo en zona norte. Luego seguimos con croissants, pancitos, pizzetas y scons. Estamos con un proyecto de incorporar los chipá si la situación de mercado ayuda. Porque es una cierta inversión ya que la harina aumentó pero nosotros seguimos con los precios de Julio, no aumentamos.

Actualmente tenemos a la competencia que tiene lugar en una fábrica grande y cuando vos compras las medialunas van al freezer pero cuando las sacás para hornear las ponés arriba del horno ya prendido unos 20 minutos y están listas para hornearlas y venderlas. Las nuestras como no tienen ese proceso, tenés que dejarlas levar entre 6 a 8 horas antes de ponerlas en el horno. Esta es un ítem que tenemos en contra en relación a la competencia. Además nuestro gusto es diferente porque es totalmente artesanal, sin conservantes y sobre todo porque entregamos el almíbar, que si lo comprás a parte es muy caro.”

El boca a boca más valioso:

Pastelería Congelada

“Nuestro producto desde que salimos al mercado hasta ahora es todo boca a boca, no hay nada de marketing, nuestro producto es más artesanal. Me gustaría ver como se puede hacer una campaña en el interior, este tipo de producto allá  no creo que llegue. Sé que hay una empresa muy conocida que es nuestra competencia, pero ellos son más caros porque tienen todo un marketing que nosotros no tenemos.”

 

Yo – ¿Qué beneficio tiene este tipo de producto que ofreces?

Alejandro –  “La diferencia que más tengo a fuego es que si comés durante una semana nuestras medialunas y te hacés un análisis de sangre no vas a tener colesterol alto porque no lleva ni aceite ni grasa, no tiene colesterol ni conservantes. Una vez que te entrego el producto y hasta tres meses es el momento óptimo de consumo. Podés consumir al cuarto o quinto mes por si te olvidas, pero no van a leudar. No obstante, no te vas a intoxicar. Lo ideal es dentro de los tres meses.”

 

Yo – “¿Cómo ves a la Argentina en la actualidad? ¿Cómo te ha ido en estos últimos cinco años?”

Alejandro –  “Es complicado, porque tengo un pensamiento específico, a todos los emprendedores nos cuesta mucho crecer en la Argentina porque está grabado a fuego que un proveedor que tiene muchos años proveyéndote algún producto lo siga haciendo. Si hubiera rotación de proveedores habría más crecimiento. Siempre me pregunté porque los emprendimientos en el país tardan tanto y en el exterior crecen más rápido. Ahí está la clave, uno está acostumbrado a cierto proveedor y ya cambiarle la mentalidad es complicado. Al argentino le cuesta cambiar el pensamiento de muchos años.

No crecimos a nivel económico y espiritual; hay muchos países a nivel Latinoamérica que progresaron muchísimo: Paraguay, Bolivia y Perú que estaban en la lona al lado de la Argentina. Están todos con trabajo, con estabilidad. Creo que como país debemos cambiar un poco la mentalidad, ser más positivos, creer que el cambio es bueno y no tenerle miedo.

Además  falta mucha capacitación; tengo una amiga que trabaja en recursos humanos y me cuenta que son un desastre, les falta empatía.

El otro día en Linkedin salió la nota de una persona que fue a conseguir trabajo y la psicóloga para hacerle un test le puso los ladrillos de Lego y le hizo hacer distintas cosas y de acuerdo a eso determinaba el perfil y carácter de cada persona. Me parece que nos falta muchísimo, sin embargo es cara la capacitación.”

Superando las crísis

Yo – ¿Qué hacés para crear “tu propia realidad”, como innovás a pesar de la crisis?

Alejandro –  “Tratás de darle alguna bonificación de que el producto es bueno, que lo pruebe. Ser muy simpático, muy agradable; interiorizarte e involucrarte en la situación, entrar en una empatía con la persona sobre la crisis.

Después está el tema de la metafísica, leo mucho, salgo de casa con una meditación y poniéndome al pie de Cristo, para hacer lindas ganancias.

Una de las cosas que aprendés en metafísica es que cuando estás con alguien esa persona te siente, te olfatea. De alguna manera una palabra de aliento a una persona te compre o no te llena el alma.”

 

Yo – “¿Qué mercado ves más fuerte, qué zonas manejás?”

Alejandro –  “La zona más rica para D’Chequelete es zona norte, la más cara es Nordelta. Ahí te compran mucha cantidad, problemas de plata no hay pero están cerrando muchos negocios.

En Capital cuesta porque ya están con proveedores de pastelería  hace tiempo, están conformes y no están abiertos a otros canales.

Te voy a contar una anécdota: si vas a Chile y ofrecés tus servicios el cliente te va a decir: “esto es debut y despedida”. Lo bueno que tiene es que si trabajás una vez y bien se te llama por ejemplo dos veces al año, el año que viene te llaman tres veces, el otro año capaz que bajás a una vez por año o dos. Tienen un programa a tres años y le dan trabajo a todos los proveedores que los vayan a visitar.

Yo me encuentro acá con una empresa de pastelería congelada líder que trabaja con una empresa de reposición hace treinta y ocho años, nunca hubo ningún cambio. La seguí durante cinco años, el gerente me dio un trabajo de promoción porque iba todos los días a ofrecerle.”

 

Yo – “¿Cómo ves el desembarco en el interior del país?

Alejandro –  “Tengo ganas pero necesito gente capaz de dar cierta responsabilidad. Me interesa mucho, hay que hacer inversión. Creo que allá no se dejó de lado la empatía, la honestidad y de dar una mano.”

 

Notas de la entrevista

Pastelería Congelada

Para todos los lectores, Alejandro es un emprendedor nato y un apasionado de su trabajo. Una persona con una visión inteligente sobre la crisis que atraviesa la Argentina y con un adecuado criterio para llevar adelante su trabajo de ventas en su empresa de pastelería artesanal congelada. En donde cada día saca a relucir su costado más personal y humano para no solo vender sus productos sino añadirle ese plus que toda persona necesita a la hora de trabajar: la empatía.

A pesar de la inflación Argentina elevada, D’Chequelete tiene muy buenos precios y super competitivos por el producto premium que ofrece.

Él quiere desembarcar en el interior del país, sobre todo en Córdoba, y desde acá hacemos fuerza para que su sueño se cumpla.

¡Gracias Alejandro!

Si te gustó este post, por favor dejame un comentario =)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *